Dieta mediterránea – La dieta mas saludable del mundo.

El interés por la dieta mediterránea, la cual es considerada como la dieta más saludable en todo el mundo, comenzó el estudio de siete países por Ancel Keys en los años 1960, quien observó que los habitantes de Creta, en Grecia, se caracterizan por su alta longevidad y las tasas bajas de enfermedades del corazón y cáncer.

 

Desde entonces la dieta mediterránea se ha asociado con los efectos beneficiosos que tiene sobre la hipertensión, el diabetes, la enfermedad de Alzheimer, el cáncer, las enfermedades del corazón…

 

A continuación detallamos como nos podemos beneficiar y ser mas saludables al comer y según el modelo de la dieta mediterranea:

 

Dieta mediterránea y baja tasa de mortalidad

Se encontró que la tasa de mortalidad fue menor en los adultos Griegos que en los habitantes de América del Norte o Europa del Norte (1.995 Helsing). Existen tambien estudios mas recientes que indican una reducción de la marbilidad y mortalidad por enfermedades cardiovasculares, cáncer y  enfermedades neurodegenerativas (Sofi F, 2010) (Sofi F, 2008).

 

 

Dieta mediterránea y reduccion de problemas cardiovasculares

 

Los beneficios de la dieta de los Cretenses (Grecia) y consciencuentemente de la dieta mediterranea sobre la reduccion de los problemas cardiovasculares salto a la luz con el estudio de los siete paises.

 

Los investigadores concluyeron que la reduccion de los problemas cardiovasculares se derivaba del uso de la dieta Cretense (Grecia) – (o psoteriormenete llamada dieta mediterranea) asociadolas con:

  • un alto consumo de aceite de oliva virgen extra,
  • el bajo consumo de grasas saturadas,
  • el consumo moderado de pescado,
  • el consumo abudante de fruta,
  • verduras (principalmente en forma de hierbas silvestres),
  • legumbres,
  • frutos secos y especias, que son ricos en antioxidantes y componentes generalmente cardioprotectores.

 

La dieta cretense se caracteriza por una muy buena relación de ácidos grasos monosaturados, ácidos grasos omega-3 y antioxidantes. Incluso se han encontrado ácidos grasos omega – 3 y ácidos grasos que protegen el corazon en hierbas sivestres de Creta como el “Stamnagathi” (Cichοrium spinosum) y  la Verdolaga (Portulaca oleracea).

 

Así que los secretos de la dieta cretense, que posteriormente se llamo como dieta mediterranea, era

  • el aceite de oliva virgen extra,
  • las hierbas silvestres, y
  • las hierbas aromaticas como el orégano (Simopoulos, 2001).

 

Uno de los estudios mas importantes fue el de  Lyon Diet Heart Study.

En ese estudio se investigaron  los efectos beneficiosos de la dieta mediterránea, según la el patrón de Creta, a pacientes que habían sufrido ataques al corazón y lo ha comparado con la dieta estándar STEP 1 de la Asociación Americana del Corazón. Debido a los impresionantes resultados de la investigación, la misma se concluyo antes de lo previsto. En esta estudio se redujo significativamente el riesgo de morbilidad  y mortalidad de las enfermedades del corazón (de Lorgeril, 1999).

 

En otro estudio, el Nurses Health Study, las mujeres que siguieron el patrón de la dieta mediterránea tenían un menor riesgo de morbilidad y mortalidad por enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular (TT Fun et al, 2009).

 

Dieta mediterránea y bajo nivel de Cancer

La dieta mediterránea atrajo tambien el interés de los científicos debido a las bajas tasas de cáncer en los países mediterráneos (Helsing 1995). Se apunta que varios de los componentes de la dieta mediterránea que sirven como protectores de la salud son los ácidos grasos esenciales, tales como el ácido alfa-linolénico, y varios antioxidantes como el selenio, vitamina E, el glutatión y el resveratrol (Simopoulos AP, 2001).

 

 

Dieta mediterranea y reduccion de riesgo de Diabetes

En 2008 un estudio de cientificos españoles mostró que la adherencia a la dieta mediterránea reduce el riesgo de diabetes (Martínez – González et al, 2008). Ese estudio confirma otro anterior donde se demuestra que la sustitución de algunos carbohidratos por ácidos grasos monoinsaturados (aceite de oliva virgen extra) mejora los indicadores hematológicos. Otro estudio, esa vez por cientificos griegos, mostró que la dieta mediterránea protege contra el síndrome metabólico, mejorando de forma significativa los marcadores de la glucosa y el metabolismo de los lípidos (Kastorini CM, 2011).

 

 

Dieta mediterranea y prevención contra el Alzheimer

Según estudios se indica que la conservacion de un correcto estilo de vida puede afectar a la baja varios de los factores de riesgo de la enfermedad de Alzheimer siendo el modelo de la Dieta Mediterránea el mas beneficioso.

La característica fundamental de la dieta mediterránea es el alto consumo de aceite de oliva virgen extra (ácidos grasos monoinsaturados) y algunos estudios han demostrado que al comer grasas monoinsaturadas (aceite de oliva virgen extra) y poliinsaturados (pescado y frutos secos) ácidos grasos puede desempeñar un papel importante en la prevención del deterioro de la función cognitiva.

El aumento del consumo de ácidos grasos monosaturados y poliinsaturados, combinado con el aumento de la ingesta de antioxidantes a través de frutas y verduras puede ser beneficioso contra la demencia (Solfrizzi et al, 2011).

 

 

Pocas palabras sobre la Dieta Mediterránea y el estilo de Vida Mediterráneo:

 

En la  investigación de los siete países, que realizó Ancel Keys en la década de los 1960, se mostró que los habitantes de la isla griega de Creta tenían los niveles mas bajos de la enfermedad cardíaca y la del cáncer en comparación con el de resto de los otros seis países que se incluyeron en la investigación. Los investigadores recurrieron directamente a los beneficios de la dieta, que posteriormente se adoptó como modelo de la dieta mediterranea, porque en esa época los cretenses no disponían ni dinero ni suficiente cobertura de servicios de salud para que se justificasen tan buenos resultados relacionados con los bajos niveles de enfermedades cardiovasculares y de la enfermedad de cáncer. (Nestle, 1995).

 

No debemos olvidar que el modelo de la dieta mediterranea, que se adoptó básicamente por el modélo de la dieta tradicional griega que se practicaba antes de la década de los 1960 cuando Ancel Keys realizó el estudio de los siete países, conlleva intrínsecamente la práctica de los ayunos que se practicaban en Grecia durante toda la vida.

 

Una de las características de la dieta griega son los ayunos de la Iglesia Cristiana Ortodoxa. Los ayunos que indica la Iglesia Cristiana Ortodoxa no se suelen practicar con tanta frecuencia en otros países rodeados por el Mar Mediterráneo como en Grecia. Los habitantes de la isla griega de Creta seguían fielmente los ayunos de la Iglesia Cristiana Ortodoxa los cuales algunas veces les prohibían comer mariscos o pescados y otras veces les prohibían comer carne o productos derivados de la carne que se producían a través de animales con contenían sangre en su cuerpo ( leche, quesos, lácteos, huevos etc). Los griegos practicaban el ayuno alrededor de 180 a 200 días por año proporcionando a su organismo una desintoxicación muy necesaria para mantenerles lo mas sanos posible. Como conclusión es conveniente que creyentes y no creyentes, practiquen el ayuno la mayoría de los días del año con el fin de mantener su cuerpo sano y fuerte.

 

A través de la dieta mediterránea no sólo obtenemos los nutrientes que necesitamos para nuestra supervivencia, pero también recibimos valiosas sustancias activas que son capaces de protegernos de muchas enfermedades graves (cáncer, diabetes, enfermedades cardiovasculares, asma, enfermedad de Alzheimer, etc) y para aumentar nuestra longevidad.

 

La dieta mediterránea es una dieta saludable, es un estilo de vida, que combina

  • El ejercicio físico diariamente dando al mismo tiempo importancia a
  • Consumo de alimentos frescos locales y de temporada con el mínimo nivel de procesado.
  • Los alimentos vegetales (aceitunas, hierbas salvajes, vegetales locales)
  • Los cereales
  • Los gramíneas
  • Las legumbres
  • La fruta fresca como postre típico diario
  • Frutos secos y semillas
  • El aceite de oliva virgen extra como principal fuente de grasa
  • Los productos lácteos (principalmente queso y yogur)
  • El pescado
  • El pollo o aves del corral
  • El consumo de hasta cuatro huevos a la semana,
  • El consumo de carne roja una vez a la semana (los de creta solían comer carne de cabra)
  • El  consumo moderado de vino durante las comidas
  • Dulces que contengan miel o azúcar un par de veces por semana.
  • El pan que acompaña a todas las comidas

 

 

Dieta mediterránea – La dieta mas saludable del mundo.

 

Dieta mediterranea

Dieta mediterránea y baja tasa de mortalidad

Dieta mediterránea y reduccion de problemas cardiovasculares

Dieta mediterránea y bajo nivel de Cancer

Dieta mediterranea y reduccion de riesgo de Diabetes

Dieta mediterranea y prevención contra el Alzheimer

 

n000006_v00